EL CORONAVIRUS LLEGÓ A LOS INSTITUTOS DE MENORES Y EL CASO LLEGARÍA A LA JUSTICIA

La delegada de ATE, Romina Piccirillo, explicó que acudirán a la Justicia. Piden elementos de protección para los trabajadores y testeo masivos. 

El coronavirus no solo ingresó en algunas cárceles y comisarías. También se registraron casos positivos de COVID-19 en los tres institutos de menores que hay en la Capital Federal y en el Centro de Admisión y Derivación (CAD), que es el primer sitio al que van los menores apenas son detenidos. “Vamos a accionar judicialmente ante la falta de respuestas de las autoridades”, asegura a El Destape, Romina Piccirillo, delegada general de ATE en el Consejo de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la ciudad de Buenos Aires (CDNNYA), órgano del que dependen los establecimientos. Desde el gremio vienen reclamando hace días por insumos, elementos de protección y un testeo de todos los trabajadores y menores alojados.

Los casos positivos de los que se tiene registro corresponden a un chico de 16 años, a dos enfermeras y a un agente de seguridad. Además hay más de 50 personas aisladas. “Desde la semana pasada que aparecieron casos positivos en todos los dispositivos”, afirma Piccirillo, quien también integra el Consejo directivo de ATE Capital. Y señala que “hace 2 meses venimos pidiendo a la dirección ejecutiva del consejo los elementos de protección personal para los trabajadores de los dispositivos de alojamiento”. Reclaman barbijos, protocolos de actuación y ropa de trabajo. A lo que sumaron, dado la expansión del virus, la solicitud de testeos masivos. Se trata de proteger a los trabajadores pero también, y fundamentalmente, a los menores. Ya que el contagio proviene de quienes entran y salen de los lugares de encierro.

En la ciudad de Buenos Aires hay tres institutos de menores donde se aloja a jóvenes de entre 16 y 18 años involucrados en causas penales: el “General J. de San Martín”, el “Luis Agote” y el “Manuel Belgrano”. En los primeros dos primeros trabajaba el personal de salud infectado mientras que en el tercero, el agente de Seguridad. En total suman casi 40 internos.

El CAD, por su parte, es una especie de centro de distribución a donde se envía al menor apenas es detenido para evitar que vaya a una comisaría. Es el espacio con mayor circulación. Allí se dio el caso positivo del joven detenido.

Además, están las residencias socioeducativas. Se trata de espacios intermedios entre el instituto y la familia, explicaron desde la Defensoría General de la Nación. Son dispositivos de asistencia penal de puertas semi-abiertas. “En el Almafuerte hay un caso sospechoso que todavía no tiene los resultados”, indicó Piccirillo.

Los casos

El primer caso de COVID-19 positivo fue una enfermera que trabaja en el instituto San Martín. Se registró en el inicio de mayo. “Se reconstruyó el camino de los contactos estrechos que tuvo. En principio, hubo un solo menor que entraba en ese grupo y quedó aislado. El chico está por cumplir los 14 días sin síntomas”, explicaron fuentes de la Defensoría. La mujer también se relacionó con otros empleados del lugar que fueron aislados.

En el instituto Agote, también fue una enfermera la que dio positivo. Ocurrió la semana pasada. No había tenido contactos estrechos, según las fuentes consultadas.

Mientras que en el Belgrano, el infectado fue un agente de seguridad. Un menor debió ser aislado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *